Carlos Wiederhold Piwonka

Extracto de los Relatos Escritos del Prof. Alberto Wiederhold Rotter, sobrino de Don Carlos Wiederhold Piwonka.


Don Carlos Wiederhold Piwonka nació en Osorno el 5 de julio de 1867.

En el Colegio Alemán de esta ciudad cursó sus estudios primarios y después sus padres lo enviaron a Alemania donde completo sus estudios de humanidades.

Después pasó a la Universidad y obtuvo allí su preparación para recibirse de arquitecto.

Después de haber obtenido su título universitario en 1893 regresó a Chile.


Muy poco ejerció la profesión de Arquitecto pues su espíritu inquieto lo llevó a recorrer la Cordillera de la región de Osorno y Llanquihue para pasar a la Argentina por la ruta que siguió Pérez Rosales en 1855, o sea, lo que ahora se conoce por el Paso de Pérez Rosales que está a 1050 mtrs de sobre el nivel del mar. En esos tiempos era algo difícil la ruta por Laguna Frías. Se prefirió entonces, por dificultades de tener una embarcación en esa laguna, atravesar el límite chileno-argentino por el Paso de Los Raulíes. Este se encuentra a 1500 mtrs de altura; pero conduce directamente desde Casa Pangue en Chile, al Lago Nahuel Huapi, al pié de los Tres Hermanos, en Puerto Blest.


Parece que la actividad de arquitecto en esos tiempos no le satisfacía a mi tío plenamente y resolvió entonces dedicarse al comerció. Para eso se radicó en Puerto Montt el año 1894.


Allí estableció la casa comercial que se conoció con el nombre de "Carlos Wiederhold y Cía.". Se dio especial importancia a la importación de mercadería europea y su distribución en esa zona. Muy pronto esas actividades se intensifican y él desea extender un negocio hacia una región que lo atraía y le fascinaba, el Lago Nahuel Huapi.

Entonces se traslada nuevamente a esos parajes por la misma ruta anterior, es decir, por el "Paso de los Raulíes".


Esta vez lo acompaña en ese recorrido un servidor fiel, el chilote Antonio Millaqueo. Como recuerdo a este chileno se le puso su nombre a un cerro a orillas del lago Nahuel Huapi frente a la Isla Victoria.

El propósito de mi tío Carlos era el de instalar una sucursal de su negocio a orillas del Nahuel Huapi que tanto lo atraía.


Era indispensable construir una casa para instalar allí su negocio. Don Carlos aprovechándose de su profesión dirige personalmente la construcción de la casa según el tipo de habitaciones que en ese tiempo había en Puerto Montt, Puerto Varas y alrededores del Lago Llanquihue. El material era de madera de alerce de esa región y los demás implementos como clavos, chapas, bisagras y sanitarios, fueron traídos desde Puerto Montt.

Era una construcción pequeña de 4 x 5 mtrs y de un piso donde instaló el negocio y que también le servio como vivienda.


En dos oportunidades pude acompañar a mi tío Carlos, quién era también mi padrino, en viaje desde Puerto Varas a San Carlos de Bariloche.

En esas ocasiones él me contó con todos los detalles en el trayecto los recuerdos sobre sus actividades durante varios años en esos parajes cordilleranos. Mi propósito en el de transmitir en forma fidedigna las declaraciones que él me hizo entonces en forma exclusiva.


En la época en que él estableció su sucursal comercial en la ribera oriental del Lago Nahuel Huapi, (Bariloche) esa zona estaba muy desconectada con la capital y las demás ciudades argentinas. No había todavía caminos para un tránsito satisfactorio a las actividades comerciales, Don Carlos se propuso entonces establecer un lazo viable con Puerto Montt en el lado chileno. En ese tiempo era un trayecto difícil y penoso por la falta de buenos caminos para el transporte de las mercaderías que venían de Puerto Montt y los productos de la zona (cueros, lanas, crin, etc.) que se enviaban desde Bariloche a Puerto Montt. Mi tío se adaptó muy pronto a las circunstancias y a las costumbres de esa zona a tal punto que su indumentaria de trabajo era del tipo argentino (bochas, botas, mantas, etc.) a tal punto que lo llamábamos el tío cuyano.


Cuando las actividades comerciales de mi tío Carlos estaban bien encaminadas lo secundaron en sus funciones mi tío Rodolfo Wiederhold y mi padre German. Esto lo pudieron apreciar los pobladores de esas comarcas. En el extremo occidental del lago Nahuel Huapi, en la Bahía de Puerto Blest se encuentra un cerro cordillerano de 800 mtrs de altura sobre el lago. Este a su vez está a 770 mtrs sobre el nivel del mar. Este cerro esta dividido en tres bloques graníticos adosados uno a otros. Recordando la colaboración de estos tres hermanos Wiederhold le pusieron el nombre "Los Tres Hermanos" que hoy todavía se conserva.


En los últimos años del siglo pasado el viaje de Puerto Montt a Bariloche exigía esfuerzo y sacrificios por los precarios medios y vías de comunicación. Desde Puerto Montt a Puerto Varas se trasladaban a caballo, en carreta o en coche por un camino áspero, pedregoso y en parte algo en tierra blanda sin ripio. En distancia de 20 Km exigía un tiempo de 2-4 horas para recorrerla.


Desde Puerto Varas se podía trasladar a La Ensenada por tierra orillando el Lago Llanquihue. El camino era muy deficiente para recorrer el trayecto de más o menos 50 Km. En esa época ya navegaban vapores en el Lago que hacían el recorrido en 2:30 a 3:00 horas; con lo que simplificaron mucho el viaje.


Desde La Ensenada en el Lago Llanquihue hasta Petrohué en el Lago Todos los Santos el camino presentaba a veces grandes dificultades en su trayecto debido a las grandes avalanchas que bajaban del Volcán Osorno por el deshielo de la nieve y que ocasionaban a veces, profundos surcos en el terreno.

El transporte de las mercaderías en este trayecto sólo se podía efectuar de caballo o en carreta.


En Lago Todos los Santos a comienzo de este siglo tenían que trasladarse en embarcaciones menores o aún en balsa, desde Petrohué a Peulla. Después se construyó un pequeño vapor "El Tronador" que cubría ese trayecto. Para pernoctar en el camino había casas muy modestas o a veces tenían que llevar carpas.


Peulla que era un punto básico en esta ruta carecía de un hospedaje modesto.

Por ese motivo mi tío Carlos hizo construir allí un pequeño hotel, que más tarde fue incorporado dentro de una ampliación y moderna edificación del Hotel Peulla que actualmente allí existe.

Desde Peulla a Casa Pangue había que recorrer por tierra alrededor de 17 Km. En ese trayecto había cerca del último lugar un obstáculo serio. Era el Río Peulla que nace en el Ventisquero del Tronador que bajaba a Casa Pangue. Este río es muy torrentoso y caudaloso que viene del deshielo y en su lecho arrastra piedras de un pequeño tamaño. No había puente en ese tiempo y era muy difícil construirlo, porque el río cambia frecuentemente de curso dentro de un amplio lecho pedregoso.


En los primeros viajes que hacía mi tío con sus acompañantes en el traslado de mercaderías, tuvieron que atravesar el Río Peulla, que allí no era muy profundo, de a pié. Para ello tenían que desnudar la parte inferior del cuerpo y usar ojotas en los pies para poder pisar con más seguridad sobre el fondo pedregoso del río. Las mercaderías y los útiles personales tenían que llevarlos con los brazos en alto.

Después de unas pocas travesías en esta forma resolvieron llevar mulas a ese sitio, con lo cual se les simplificó la manera de cruzar el Río Peulla.


Para continuar hasta Puerto Blest en el Lago Nahuel Huapi don Carlos no siguiópor el Paso Pérez Rosales que se encuentra a 1050 MT sobre el nivel del mar. Este era para esquivar otra vía lacustre como es la Laguna Frías. Para ello tenían que llevar una embarcación hacia ella y que debía ser mantenida con el personal correspondiente en la conducción de las mercaderías. Además tenía que seguir después un trayecto de más o menos 6 Km por tierra desde Puerto Alegre hasta Puerto Blest. Por esta razón prefirió él otra vía aunque a mayor altura ese es el Paso de Los Raulíes, que se encuentra a 1500 mtrs sobre el nivel del mar.

Este trayecto los llevaba directamente desde Casa Pangue en el lado chileno hasta los pies de los "Tres Hermanos" en Puerto Blest. En este camino el mejor elemento de transporte era la mula. Toda la mercadería era transportada por estos animales que demostraron ser los más apropiados para estas actividades.


El camino que más bien era un sendero, algo por debajo de la cumbre bordea una laguna de pocas hectáreas de superficie en el pleno bosque de raulíes. En uno de los recocorridos una mula cargada con 2 cajones de clavos resbaló, cayó a la laguna y se sumergió para desaparecer definitivamente. Desde entonces le pusieron el nombre "Laguna de Los Clavos" denominación que persiste hasta hoy día.

A este respecto mi tío recordó como en la ruta que ellos seguían se pusieron nombres geográficos que hasta hoy persisten. Cuando se parte de Peulla en dirección a Casa Pangue al llegar a la curva que se encuentra cerca de este puesto cordillerano, los acompañantes al mirar hacia atrás vieron un cerro nevado de 2000 mts de altura que tenía el aspecto de un techo y acordaron llamarlo "Techado", nombre que persiste hasta en la actualidad.


En uno de los primeros viajes que efectuaron Don Carlos y sus acompañantes llegaron a Casa Pangue en un día de lluvia torrencial. En este sitio todavía no existía una casa donde guarecerse. En el borde del lecho del Río Peulla, había una gran cantidad de plantas que se llaman pangues o nalcas. Estas tenían unas hojas enormes de cerca de 2 metros de diámetro. Se aprovecharon de ellas para defenderse de la intensa lluvia. Uno de los acompañantes dijo: Esta es una verdadera casa de pangues, podríamos llamar este lugar "Casa Pangue". Se aceptó esta denominación que perdura hasta hoy día.


En las repetidas estadas de los transportadores de mercaderías en Casa Pangue les llamó la atención que con cierta frecuencia sentían ruidos como un trueno lejano que se repetía con varios ecos en el valle del Río Peulla.

Eran las avalanchas de nieve que se desprendían de los ventisqueros de un gran macizo cordillerano de 3500 mtrs de altura cubierto de extensas formaciones heladas, los componentes de estos grupos de colaboradores de mi tío Carlos consideraban que este cerro tronaba con mucha frecuencia y resolvieron llamarlo "Cerro Tronador". En la actualidad es el nombre geográfico de este macizo andino más importante de la región.

Como dijimos anteriormente el trayecto de la ruta de Casa Pangue a Puerto Blest por el Paso de los Raulíes, era el más corto, pero exigía ciertos esfuerzos y sacrificios para el transporte de las mercaderías.


Para mi tío Carlos había que resolver un problema muy importante en sus comunicaciones comerciales entre el Puerto Blest y San Carlos de Bariloche. Era un tramo largo de muchos kilómetros. Por vía terrestre era imposible hacer camino por las condiciones geográficas de esa zona. En realidad está en la ruta el Cerro Capilla con sus bases muy accidentadas. Además se encuentra allí el Brazo de la Tristeza que es una prolongación muy extensa del Lago Nahuel Huapi hacia el Sur. No quedaba entonces, otra vía que la navegación por el Lago. En esas circunstancias las mercaderías eran llevadas de Puerto Blest a San Carlos de Bariloche en embarcaciones menores con todos sus inconvenientes y peligros en una zona en que reinan con frecuencia condiciones climáticas adversas.

En estas circunstancias don Carlos se convenció de la necesidad imprescindible de tener una embarcación de ciertas dimensiones, un vapor, para la navegación en ese lago.


Fue entonces cuando se vio abocado al difícil problema de tener esa nave en esa región lacustre. Él estudia cuidadosamente las alternativas posibles para resolverlo.

Construir un barco a orillas del lago es prácticamente imposible por la falta de medios. Llevarlo desde la capital argentina o de una ciudad argentina con astilleros no era realizable por las enormes distancias que había que recorrer en esa extensa zona que en esos tiempos estaba prácticamente desconectada con el Lago Nahuel Huapi. Don Carlos pensó entonces en otra posibilidad: construir el vapor en Chile para transpórtalo después hasta el Lago Nahuel Huapi.

El vapor fue bautizado con el nombre "Cóndor" para recordar esas aves cordilleranas que abundaban en esa región.


San Carlos de Bariloche tuvo que proveerse de mercadería europea que seguía el siguiente trayecto: desde Europa en Hamburgo la línea de navegación más importante en esa época la "Kosmos" conducía la mercadería a través del Estrecho de Magallanes. Todavía no existía el Canal de Panamá. Todos los artículos europeos los recibía la firma comercial Carlos Wiederhold y Cía. en Puerto Montt. De allí eran transportados a San Carlos de Bariloche por la ruta y los medios de comunicación ya conocidos. A su vez los productos de esa zona (lana, crin, cuero, etc.) seguían el mismo camino en sentido inverso para ser exportados a Europa por la compañía

naviera "Kosmos"


Al comienzo de este siglo ( xx ) se pudo comprobar la importancia que tenía para toda la región el vapor traído desde Chile. Se percibía un ambiente de reconocimiento hacía el primero de esos parajes cordilleranos, "Don Carlos" como lo llamaban los pobladores de esas comarcas. En repetidas oportunidades cuando visité el Parque Nacional Nahuel Huapi pude apreciar esta manifestación de agradecimiento.


Se estableció en San Carlos de Bariloche el Sr. Primo Capraro un pionero de esa comarca muy estimado por los pobladores. Con él mi tío Carlos entabló una franca amistad que perduró toda la vida. El Sr. Capraro entre otras actividades construyó un aserradero que lo ubicó en la playa frente al actual Barrio Cívico de la ciudad. En el primer viaje que realicé con mi tío Carlos a esa ciudad nos alojamos en una casa contigua al aserradero. En ese tiempo todavía no estaba pavimentada la calle principal de la ciudad que va de occidente a oriente.


Las actividades comerciales en la región de San Carlos de Bariloche tuvieron un auge inesperado en las primeras décadas de este siglo. Hubo necesidad de ampliar todas las instalaciones comerciales allí y en la ruta hacia Puerto Montt. Había que invertir grandes capitales por lo que se consideró conveniente formar una sociedad comercial. Así nació la firma Hube y Achelis que actuó durante algún tiempo para ser reemplazado después por la sociedad de Chile-Argentina. Durante un período corto esta sociedad también estableció en esa ruta el tráfico para pasajeros. Esta

última función la asumió después la Empresa Andina del Sud que perteneció a Don Ricardo Roth, la que tuvo a su cargo todo el turismo entre Petrohué y San Carlos de Bariloche.


Cuando el comercio trasandino pasó a manos de las sociedades enumeradas, Don Carlos resolvió extender sus actividades comerciales desde la casa matriz a los alrededores del Lago Llanquihue. Un buen número de pequeños comerciantes recibió de él una eficaz ayuda en sus negocios. Por este motivo era muy estimado en esa región y lo recuerdan gratamente.

La sucursal en Puerto Varas ya se había establecido algunos años antes.

Eso sí que era muy difícil la comunicación con Puerto Montt. Entonces Don Carlos resolvió encargar una instalación de teléfono a pila en Alemania. La postación para la línea telefónica entre ambos pueblos era muy laboriosa y demoró más de 4 meses para cubrir la distancia de 20 Km. En 1905 se inauguró este servicio que fue el primer teléfono de la provincia de Llanquihue. Fue también la base de la Compañía de Teléfonos de esa región. El día de la inauguración constituyó un acontecimiento de gran importancia para ambos pueblos. En la conversación inaugural pude hablar yo también con mi tía Francisca, esposa de mi tío Carlos. No pude concebir en ese entonces que oyera tan claramente la voz de mi tía a una gran distancia que se recorría en 1:30 a 2:00 horas en coche.


En reconocimiento a los méritos de mi tío por haber fomentado eficazmente el intercambio comercial de esa región de Puerto Montt a Bariloche y con Alemania, fue nombrado Cónsul de Alemania en Puerto Montt. Este cargo honorífico lo desempeño durante varios años.

Don Carlos Widerhold no sólo fue comerciante. Se dedicó a la industria y creó la primera fábrica de elaboración del lino en Chile que se instaló primero en el pueblo de Llanquihue y después en Puerto Varas. En ese tiempo la elaboración consistía en preparar la fibra del lino que se exportaba como tal a Alemania en donde se transformaba en la tela de lino en La Unión donde se confeccionan las telas de lino tan estimadas en el comercio.


Después de una vida con intensa actividad comercial industrial y representación consular por muchos años, mi tío se retiró de la vida activa para pasar la vejez en la capital.


El 2 de Febrero de 1945 fue el Cincuentenario de la Fundación de San Carlos de Bariloche que se había transformado en una de las ciudades y el centro más importante del turismo sudamericano. El alcalde Sr. Emilio Frey en una solemne ceremonia rindió homenaje a Don Carlos Wiederhold Piwonka como fundador de esa ciudad. En el vestíbulo de la Municipalidad descubrió una placa recordatoria cuya inscripción se inicia con las siguientes palabras: Al primer poblador de San Carlos.


Falleció Don Carlos Wiederhold en Santiago de Chile el 9 de Julio de 1935. Había cumplido justamente 68 años. Sus restos yacen en el Centenario General de la capital, lejos de la región a la cual tanto ha servido y donde lo recuerdan con cariño.

Cabañas Brisas del Lago

    Pioneros fundadores del turismo Chile-Argentina

      Diario del Explorador Benjamin Muñoz Gamero

El vapor Cóndor Esfuerzo de Gigantes - Epopeya Monumental

     Navegación en el Lago Llanquihue 1852 - 1952

                 Don Carlos Wiederhold Piwonka

               La Leyenda del Gigante del Calbuco


La Ensenada Chile

Centro del Turismo de Aventura

Lago Llanquihue

Región de Los Lagos - Chile



                                   Pichi Juan

La Leyenda de la Licarayén o leyendas del Lago Llanquihue

Servicios Varios

Historia y fotos antiguas

Como llegar

Parque  nacional

Lugares de interés

Volcanes

Paso fronterizo

Caminatas

Vocabulario

Galería de Fotos

Pesca

Fiesta de la Murta

Fuentes de información

PetroFest

Vulcano Ultra Trail

Triatlon de los Volcanes

Kotaix Bike Park

Inicio